Celulares vintage: ¿un truco del marketing o nicho rentable?
2017-03-13 11:00:21

Dos viejas marcas líderes, Nokia y BlackBerry, están de regreso. Sus lanzamientos fueron las mayores atracciones en el último Mobile World Congress, la mayor feria mundial de telefonía móvil, que se celebra cada año en Barcelona. Pero no son las únicas: la china TCL (la actual dueña de BlackBerry y Alcatel) tiene previsto reactivar Palm (pionera en el desarrollo de teléfonos inteligentes) y Motorola (hoy en manos de Lenovo) amaga con reciclar algunos de los modelos emblemáticos, como el exitoso Razr V3.
Yuanqing Yang, CEO de Lenovo, declaró recientemente la intención de capitalizar la marca Motorola, muy valorada en los mercados occidentales por su larga trayectoria en la industria. Dijo, concretamente, lo siguiente: “Tenemos que ser inteligentes. Si Razr es una buena marca, debemos pensar cómo aprovecharlo”. También habló de relanzar viejos modelos exitosos, sin dar precisiones, pero el alto ejecutivo aclaró que “sea lo que sea que traigamos de vuelta, tiene que ser un producto más fuerte que el original”.
Los analistas entienden que el retorno de marcas emblemáticas, sellos y prestaciones desechadas por los productos de alta gama (teclado físico, por ejemplo) tienen su origen en la desaceleración del ritmo de innovación. Desde hace dos años, mínimo, los nuevos modelos insignia de los mayores fabricantes globales (Samsung, Apple, Huawei y LG) no tienen grandes diferencias con los anteriores; siguen los teléfonos inteligentes. “No traen grandes novedades, pero la demanda de smartphones no para de crecer”, interpreta Sebastián Cabello, jefe en América Latina de GSMA, la asociación que agrupa a los grandes operadores de telefonía mundial.
No deja de ser curioso lo que ocurre con la fabricación de celulares. Los modelos de alta gama, por un lado, son los más rentables, pero los que irrumpen son versiones más modernas de viejos éxitos, como es el caso del Nokia 3310, el segundo más vendido de su historia. Tras liderar varios años el mercado, Nokia entró en crisis y fue adquirida por Microsoft, que fracasó en su intento de reanimarla. La licencia pasó a manos de HDM, una startup finlandesa creada por ex ingenieros y diseñadores de la exNokia. Suena raro, pero es así.
Sobre las características del nuevo 3310, Luis Peixe, un alto ejecutivo de HDM, enumeró que se destaca por su “fiabilidad, la durabilidad (de la batería), la calidad de los materiales, el diseño del dispositivo y la simplicidad de uso”. El equipo tendrá un costo cercano a los 50 euros. Y tiene teclado numérico y funciones básicas, como navegador, cámara fotográfica y grabador de voz, nada más.
Para Cabello, de GSMA, “Nokia está apostando a un segmento nostálgico, a un público que añora el teclado de físico. Pero es una apuesta de nicho, es un nicho antiguo porque el mercado está migrando hacia los teléfonos inteligentes y al consumo de datos”. Habrá que esperar para ver cómo evoluciona, porque una estadística reciente de la propia GSMA indica que casi la mitad de las personas –el47%– usa el celular sólo para llamadas de voz y mensajes de texto.
No sólo eso; un informe de la consultora Strategy Analytics indica que, sobre un total de 1.900 millones unidades despachadas el año pasado, 396 millones fueron dispositivos básicos, lo que representa el 21% de las ventas totales. “La categoría es sorprendentemente más grande de lo que muchos piensan “, concluyen los analistas. En GSMA coinciden en que los equipos 2G en la región es más que un nicho: “En América Latina, el 70% de los usuarios son prepagos. Es un público que no es capaz de afrontar un abono que contemple el consumo de datos”, añade Cabello.
Aunque la tendencia hacia los smartphones parece irreversible, hay un público que se resiste a pagar por prestaciones sofisticadas, como pantallas táctiles, la ultraconectividad, realidad virtual, videos y música online, almacenamiento en la nube y mensajería instantánea, entre otras cosas. “Todavía hay gente que pretende usar el teléfono para hacer llamadas, y los smartphones le resultan confusos”, dice el consultor Enrique Carrier. Por otro lado, este experto se pregunta si la caída en las ventas de celulares en el país (-17% en 2016) obedece sólo a la recesión. “No sé si es un tema coyuntural o si ocurre algo más estructural, por la cual se están estirando los plazos de renovación de equipos por la falta de innovación”, remarca. “Algo muy parecido a lo que ocurrió con las PC”, añade.
El relanzamiento de BlackBerry, pionera en la incorporación del mail al celular y el teclado QWERTY, también llamó la atención. La licencia de fabricación está en manos del coloso chino TCL, controlante de Alcatel y de Palm, marca adquirida en enero del año pasado. Así las cosas, muchas marcas muy reconocidas en los mercados occidentales que cayeron en crisis fueron compradas por fabricantes chinos, como Motorola (Lenovo), BlackBerry y Palm (TCL). En este sentido, Nokia es una de las pocas excepciones.
La dueña de la licencia para fabricar celulares es HMD, una empresa finlandesa creada en mayo de 2016 y su CEO, Arto Nummela, es un ex Nokia, lo mismo que Florian Seiche, el presidente. La casa matriz está en la calle Karaportti 2 en la ciudad de Espoo, pegadita a la sede de Nokia Corporation, la división enfocada en el negocio de la infraestructura de redes de telefonía móvil.

Adaptado de: http://clar.in/2mSIHUS



<< ver otras noticias